Las largas jornadas de trabajo provocaron 745.000 muertes durante 2016, según estimaciones de la OMS y OIT

Las jornadas laborales prolongadas provocaron 745 000 defunciones por accidente cerebrovascular y cardiopatía isquémica en 2016, una cifra un 29% superior a la de 2000, según las estimaciones de la OMS y la OIT.
Según su dicho análisis, en 2016, 398.000 personas fallecieron a causa de un accidente cerebrovascular y 347.000 por cardiopatía isquémica como consecuencia de haber trabajado 55 horas a la semana o más. Entre 2000 y 2016, el número de defunciones por cardiopatía isquémica debidas a las jornadas laborales prolongadas aumentó en un 42%, mientras que el incremento en el caso de las muertes por accidente cerebrovascular fue del 19%.
Este tipo de fallecimiento de origen laboral es más frecuente entre los hombres (el 72% de las personas fallecidas por esta causa eran varones) y en los trabajadores de mediana edad o mayores ya que la mayor parte de las defunciones registradas correspondieron a personas de entre 60 y 79 años que habían trabajado 55 horas o más a la semana entre los 45 y los 74 años.
Estas cifras demuestran que las largas jornadas laborales, son el factor de riesgo que más contribuye a aumentar la carga de enfermedades de origen laboral. Dicho factor de riesgo es de origen psicosocial, y debe ser abordado de forma inmediata en los centros de trabajo.
El estudio concluye que trabajar 55 horas o más a la semana aumenta en un 35% el riesgo de presentar un accidente cerebrovascular y en un 17% el riesgo de fallecer a causa de una cardiopatía isquémica con respecto a una jornada laboral de 35 a 40 horas a la semana.
El 9% de la población mundial trabaja muchas horas al día. Cada vez son más los trabajadores cuya jornada laboral es excesivamente prolongada, una tendencia que da lugar a un incremento en el número de personas que corren riesgo de sufrir discapacidades o fallecer por motivos laborales.
Desde UGT instamos a que se cumpla la normativa española en cuanto a horarios de trabajo y seguridad y salud en el trabajo, ya que es evidente el efecto negativo de los riesgos psicosociales de origen laboral entre la población trabajadora, en 2020 fallecieron 708 personas por accidente laboral en nuestro país, siendo la primera causa de estos fallecimientos los ataques al corazón y los derrames cerebrales, patologías directamente relacionadas con la presencia de riesgos psicosociales en los centros de trabajo.
Fuente del estudio: https://www.who.int/es/news/item/17-05-2021-long-working-hours-increasin...